Santa Fe, ciudad resiliente

487 Views

Nuestra ciudad se encuentra rodeada de ríos, lagunas y bañados y, aunque el paisaje es realmente admirable por su riqueza natural y su belleza, esta condición nos hace vulnerables frente a crecidas y lluvias de cierta intensidad.

Santa Fe atravesó reiteradas inundaciones, las últimas en 2003 y 2007, con consecuencias desastrosas para su población resultado principalmente de la falta de políticas públicas. Por esta razón, decidimos transformar la gestión de riesgos en una política de Estado y en 2008 comenzamos a recorrer un camino que se profundiza cada año.

Hemos adoptado el enfoque propuesto por Naciones Unidas para la construcción de Ciudades Resilientes. Garantizamos un crecimiento planificado y respetuoso del entorno desde el Plan Urbano de la ciudad. Evitamos nuevos asentamientos en zonas de riesgo, y reubicamos a las familias. Mejoramos nuestros sistemas de alerta temprana y contamos con protocolos de actuación y planes de contingencia que se actualizan cada año. Sostenemos programas de educación y concientización ambiental, como la “Ruta del agua” o el circuito urbano “Las marcas del río”, en escuelas y otras instituciones.

Cada año destinamos fondos propios a mantener y operar este complejo sistema de defensas y drenajes que cuenta con 64 kilómetros de defensas, 53 puntos de bombeo y más de 152 bombas, entre fijas, móviles y de reserva. Este año invertimos más de $150 millones. Asimismo, el Concejo de la ciudad aprobó la toma de crédito por $113 millones y ya licitamos las primeras obras de este paquete destinadas a la Cuenca Flores.

Es una realidad que Santa Fe está mejor y eso se traduce en el reconocimiento otorgado a través de la distinción de Naciones Unidas como Ciudad Modelo de la Campaña Internacional “Desarrollando Ciudades Resilientes”, el premio Sasakawa, el Premio a la Innovación de CIPPEC, el Premio a la Buenas Prácticas otorgado por la Unión Iberoamericana de Municipalistas. Asimismo, somos parte del Programa 100 Ciudades Resilientes de la Fundación Rockefeller, y nuestro proyecto  para la construcción de la Reserva Natural del Oeste está en marcha con el acompañamiento del Fondo Francés para el Medio Ambiente.

Además, compartimos nuestra experiencia con ciudades como Rosario, Buenos Aires, San Juan, Montevideo, Santiago de Chile, Barcelona, Guayaquil, Ciudad de México, Medellín.

Uno de los aprendizajes más importantes que hemos tenido a lo largo de este proceso tiene que ver con la importancia de trabajar juntos. Todos estos cambios, los desafíos superados, las metas alcanzadas, sólo fueron posibles con el compromiso de cada vecino, de cada institución de la ciudad; cada uno, desde su lugar, poniendo su granito de arena. Y el Estado siempre presente, llevando adelante las políticas necesarias para hacer de Santa Fe una ciudad más preparada y con futuro.