Una solución integral para los recolectores informales de residuos

446 Views

Con el programa Ciudad Inclusiva, el Municipio busca resolver un problema que tiene varias aristas. La recolección informal de residuos necesita un abordaje integral para todas sus dimensiones: la inclusión de las personas, el tratamiento de los residuos, y la recuperación de los caballos que son parte del sistema, entre otras.

Buscamos darle una oportunidad distinta a las familias que encontraron en la recolección un modo de subsistencia. Queremos que cuenten con la seguridad necesaria para llevar adelante sus tareas, que no sean un riesgo a la hora de circular y que su actividad sea sostenible en el tiempo. Para ello realizamos un abordaje integral del grupo familiar para conocer si hay algún problema de salud, de discapacidad, de adicciones, o por ejemplo la falta de algún programa de asignación nacional al que podrían tener acceso. A partir de ahí, se trabaja en la oportunidad laboral. Desde el Municipio contamos con los programas de empleo, las iniciativas comunitarias con las cooperativas de trabajo, y buenas experiencias de transformación en recolectores formales con una camioneta (denominados Transportistas Clase B), o algunas personas que se están capacitando en jardinería. Abordamos las soluciones de acuerdo a la necesidad, posibilidades y la decisión de cada participante.

Otro aspecto positivo es la disminución de los problemas ambientales que la recolección informal conlleva. Quienes obten por ser Transportistas Clase B, llevan al Complejo Ambiental los residuos que recogen de los grandes productores de la ciudad. Por ejemplo, un supermercado debe hacerse cargo de la gran cantidad de desechos que genera y los ex carreros son la solución. Ellos levantan la basura y la llevan al relleno sanitario para su tratamiento. Con esto se evita la formación de microbasurales que se da en distintas zonas de la ciudad y la obstrucción de desagües por esta causa.

Pero también abordamos otra parte de este problema que es el tema de la tracción a sangre y el maltrato animal. Los carreros se comprometen a entregar los caballos que utilizaban. Estos son llevados al área de Zoonosis y son derivados a la Granja La Esmeralda, en una primera etapa. Una vez que están curados, en caso de tener alguna afección, y en condiciones de ser trasladados, son llevados al campo de la Estancia Las Gamas. Este predio, perteneciente al Estado provincial, cuenta con un gran espacio para recibirlos. Además, otros son destinados para equinoterapia a través de instituciones que están colaborando con el programa.

De esta manera, buscamos dar solución a un problema complejo. Trabajamos para que la recolección de residuos se realice de manera ordenada, para tener una ciudad inclusiva, limpia y donde los animales no sean maltratados.