Hacia la construcción de sociedades resilientes

291 Views

Comenzó la XXI Cumbre de Mercociudades en Santa Fe para debatir junto a funcionarios de toda América Latina, expertos y organismos internacionales, una nueva agenda urbana, comprometiéndonos con el futuro para lograr sociedades más iguales, más justas y más resilientes.

Santa Fe históricamente fue sede de grandes convenciones y encuentros. Aquí se sancionó la Constitución Nacional y sus reformas -como nos gusta decir: aquí se fundó la República-, y esperamos que esta también sea la oportunidad para grandes acuerdos que perduren y que hagan historia.

Bajo el lema “Construcción de sociedades resilientes en el marco de la integración regional”, ya estamos trabajando juntos para hacer sentir la voz los gobiernos locales, dotarlos de las herramientas adecuadas para afrontar los retos del siglo XXI, y redefinir así los conceptos desde los cuales se han pensado las ciudades en las últimas décadas.

En América Latina en general, y en Argentina en particular, se está experimentando un proceso de urbanización acelerado que es constantemente interpelado por nuevos desafíos, como la exclusión social, los fenómenos del cambio climático, el terrorismo y el crimen organizado, las nuevas economías, el desarrollo tecnológico de la sociedad de la información, las nuevas aglomeraciones conurbanas y la gobernabilidad. Pero las ciudades son y serán los escenarios privilegiados para la vida de las personas, y por eso revalorizamos el concepto de Derecho a la Ciudad. La inclusión de toda la población es uno de los principios claves.

Los debates del mundo miran a las ciudades, y los gobiernos locales tenemos que tener más protagonismo y el apoyo de los otros niveles del Estado. En la Argentina, por ejemplo, estamos viviendo un nuevo clima de diálogo que el gobierno nacional ha abierto con todos los niveles. Uno de ellos es la discusión sobre el federalismo, y se tiene que incluir a las ciudades en esa discusión.

Por todo esto, debemos instalar la agenda mundial en las ciudades, pero también instalar las ciudades en la agenda mundial. La Cumbre genera esos espacios de debate y tenemos que aprovecharlos para intercambiar experiencias, porque sabemos que los problemas más agudos afectan a todos, pero sufren más quienes menos tienen. Y construir ciudades resilientes nos permite poner el foco en esa capacidad de las comunidades de enfrentar las crisis. Nos exige pensar la integración regional y el desarrollo urbano desde el lente de la equidad y la sustentabilidad.

La ciudad de Santa Fe atravesó meses difíciles, con crecidas extraordinarias del río Paraná y del Salado, y al mismo tiempo lluvias y tormentas fuertes. A pesar de haber sufrido uno de los eventos más grandes nos hemos recuperado y podemos encarar encuentros de esta jerarquía, porque nos venimos preparando hace varios años, bajo los lineamientos de la gestión integral del riesgo y en procura de construir ciudades resilientes.