Santa Fe en el mundo: Smart City Expo World Congress

280 Views

La ciudad fue invitada especialmente a participar del evento que reúne en Barcelona a más de 50 alcaldes e intendentes de todo el mundo, 41 delegaciones internacionales, y representantes de más de 400 localidades.

En este encuentro, al que fuimos invitados especialmente, participamos del panel titulado “Los ciudadanos en el centro de planificación de la ciudad”, donde expusimos sobre los avances que tuvimos y los desarrollos como ciudad resiliente.

La mesa fue moderada por Carlos Moreno, científico e investigador de la Universidad de Francia, y especialista en Educación Estratégica en Riesgos; participaron también Gloria Herance Álvarez, concejala adjunta del Ayuntamiento de Hospitalet de Llobregat (España); Lluïsa Marsal-Llacuna, directora del Máster sobre Ciudades Inteligentes de la Universidad de Girona; Olivier Donzé y Emanuela Donetti, investigadores de la Universidad de Génova.

En esta oportunidad hablamos de la capacidad para enfrentar las adversidades, reponerse y aprender de los momentos difíciles, que sólo es posible si hay un trabajo conjunto de los vecinos, del Estado, y de las instituciones.

Comparto con ustedes algunos fragmentos de mi exposición y las imágenes que acompañaron mi presentación:

A 11 años de una de las peores tragedias que vivió la ciudad de Santa Fe, sabemos que es posible generar una inteligencia social que haga que las ciudades se puedan preparar para enfrentar los riesgos; para que no haya víctimas fatales, y se minimicen los daños materiales. Esa capacidad, que ahora se llama resiliencia, no es otra cosa que enfrentar las adversidades, reponerse y aprender de esos momentos difíciles, pero sólo es posible si hay un trabajo conjunto de los vecinos, del Estado, y de las instituciones.

En 2008 formulamos un Plan de Desarrollo en el que concebimos el riesgo como política de Estado. Adherimos a la Campaña de Naciones Unidad “Mi ciudad se está preparando. Construyendo ciudades resilientes” obteniendo, luego, la categoría de Ciudad Modelo Ejemplar; y más tarde el Premio Sasakawa, que entrega Naciones Unidas, como así también el año pasado una distinción al liderazgo por esta campaña. Y, aunque sabemos que los premios no son lo importante, estimulan a seguir trabajando y aportan la certeza de que se está en el camino correcto.

Es importante ordenar el crecimiento de la ciudad: una ciudad que crece minimizando los riesgos, no tiene dificultades después frente a los desafíos que la naturaleza le presenta. En América Latina los problemas los tenemos en los asentamientos irregulares, que han crecido sin estar planificados. Para eso no hay otro modo que hacerlo junto con la ciudadanía, y tiene que ser el propio vecino que formule los planes de desarrollo de la ciudad.

Los vecinos tienen que hacer su parte. Un solo ejemplo: en Santa Fe, las veredas que tiene más de 3 metros deben contar con una parte dedicada a área verde para que eso amortigüe las lluvias intensas; y tienen que tener cesto en altura, para un mejor manejo de la basura, porque sabemos que los residuos son uno de los principales enemigos de los desagües pluviales.

Es necesario reubicar a las familias que viven en zonas vulnerables, algo que hace a la equidad social. Y las nuevas urbanizaciones deben realizarse en lugares seguros. El Estado tiene que orientar la inversión privada hacia lugares seguros.

Necesitamos contar con la información adecuada y planes de contingencia, tanto en manos de la población como del Gobierno. Hay en nuestra ciudad mucha información, pero tiene que estar disponible, antes, durante y después de la catástrofe. Tenemos una red de pluviómetros, radares, sistemas para dar información, y un trabajo muy importante con los medios, que nos ayudan a comunicar cuando hay inconvenientes.

Una política de gestión de riesgos es una política de equidad social, porque cuando hay catástrofes no sufrimos todos por igual, sino que los que menos tienen son los que más sufren. Quienes fueron menos favorecidos por la sociedad, terminan luego castigados por las catástrofes.