Recuperamos un patrimonio, una tradición familiar

278 Views

Con mucha emoción reabrimos, en septiembre, las puertas del Mercado Norte. Una muestra más de lo que podemos hacer los santafesinos.

Comparto con ustedes mis palabras en la apertura de este nuevo espacio recuperado para todos.

Todos los santafesinos de cierta edad tenemos algún recuerdo del Mercado Norte. En mi infancia, mi mamá anda por ahí y no me va a dejar mentir, ella trabajaba y en casa, ¿qué se imaginan que comíamos? Costeletas y ensalada, como tiene que ser, por ahí cuando mucho algún puré. La ensalada la ponía mi abuelo gallego inmigrante, jubilado de guarda de tranvía que vivía en Barrio Escalante. En su casa tenía la huerta como había aprendido. La achicoria la ponía él, pero la costeleta salía de acá. Había un puesto, creo que Guardia era el apellido de los muchachos que trabajaban. Mamá llamaba por teléfono, había delivery ya en aquella época, a principios de los 70. Supongo que ahora van a mandar un mail, o algo harán para que lleguen rápido las costeletas.

Yo vivía a unas ocho o nueve cuadras de aquí. Todos veníamos al mercado. Quiero decirles que lo recuerdo un poco oscuro (ahora lo van a ver con más luz), pero lleno de vida y colores y olores. Después, en mi época de estudiante, viví más cerca; y ya se había venido a menos. Quedaba Mauri y algún otro más. En los momentos de festejo de estudiantes, juntábamos unos pesos y celebrábamos en la taberna, que fue lo último que cerró.

Después vinieron momentos de abandono, de desidia, como le pasó no solamente al Mercado Norte, sino a la ciudad. Nadie creía que el Estado podía hacer nada y éste fue desatendiendo diferentes situaciones, y pasamos momentos muy difíciles.

En 2007 comenzó un cambio, hay que decirlo, empezamos a recuperar la ciudad. Recuperamos muchas cosas: la Estación Belgrano, la Redonda, el Molino Franchino. Pero los santafesinos recuperamos, sobre todo, la autoestima y esa convicción de que podíamos hacer proyectos. Y recuerdo que, en 2008, con el Intendente en aquel momento Mario Barletta, José María Chemes y alguien más vinimos a recorrer esto y estaba lleno de motos oxidadas, y había un grupito de la Dirección de Tránsito que trabajaba en muy malas condiciones en la esquina, en un lugar que se goteaba, incluso. Y con la convicción de José María, que es un fanático del comercio minorista, le preguntamos a una vecina ¿qué le parece si ponemos un mercado? Buenísimo, dijo. Pero parecía una locura, parecía una ilusión.

Sin embargo, a seis años de aquel momento estamos aquí. Con la ventaja de la continuidad de las políticas, de tener planes y concretarlos. ¿Y cómo se hace? Es muy simple, trabajando juntos. Porque el gobierno no puede hacer todo, de hecho no estaba en nuestras prioridades poner dinero aquí porque había tantas necesidades en la ciudad.

Por eso se elaboró un proyecto que se aprobó entre 250 en la Unión Europea y nos financió casi un millón de euros. Quiero agradecer al embajador que está presente. Es mucho dinero. Pero sobre todo fue la convicción, la reafirmación, de que el proyecto era bueno. Y nos permitió traer expertos que nos ayudaran a pensar y, sobre todo, buena parte de ese dinero para hacer las obras.

Pero faltaba más aporte y hubo aporte de los privados, de familias santafesinas. Quiero destacar a la gente del Kilbel, el supermercado del barrio, que confió en este proyecto; no mucha gente adelanta el alquiler de un lugar 15 años. 15 años va a durar este proyecto porque 15 años tenemos como apuesta. Hay que tener confianza para que estas cosas se realicen.

Por supuesto que el gobierno también hizo su parte, sobre todo puso gente. Puso unos equipos fantásticos que quiero felicitar también: los arquitectos, los comunicadores, la gente de desarrollo social, los emprendedores. Tanta gente que colaboró, pero esto no hubiera sido posible sin un alma máter que es José María Chemes, y también quiero reconocer, porque es un convencido del comercio minorista y de que la ciudad, si trabajamos todos juntos, puede llevar proyectos como éste.

También a los concejales que nos acompañaron con todas las decisiones que hubo que tomar. Al gobierno de la Provincia que, desde un primer momento, también acompañó: los productores de la región van a vender productos de mucha calidad y a buen precio, organizados también por el Ministerio de la Producción. El Ministro es vecino, además, así que a cada rato nos visita. Seguramente les va a comprar, muchachos, y va a venir a comer al bar de la esquina.

Recuperar este Mercado es recuperar un patrimonio, una tradición familiar, es recuperar la vida y el esfuerzo de varias generaciones. Es el apoyo a la producción local, a los emprendedores, es volver a encontrarnos con la comida saludable porque la verdura, la fruta y los productos de primera calidad que van a estar aquí, también son comidas saludables.

Por supuesto que vamos a venir todos a comprar, pero no son cualquier venta, no es un lugar cualquiera, no se encuentra en cualquier lugar del mundo. Sólo se encuentra en Santa Fe. Porque aquí está nuestra cultura, nuestros sabores, nuestros olores, nuestra gente que nos va a atender y nos va a ofrecer, no solamente un producto, sino la cultura de los santafesinos. Además todos ellos son especialistas comprobados. Cinco generaciones vendiendo carne, miren si no van a saber el producto que están vendiendo.

Pero, además, estamos mirando también al futuro. Esto no es solamente el pasado. Es motivo de futuro porque es motivo de turismo. Es un espacio para ofrecer nuestra gastronomía, para ofrecer nuestra cultura. Pero lo más importante y lo que más nos moviliza es que es empleo. A partir de mañana va a haber aquí 120 nuevos puestos de trabajo en la ciudad de Santa Fe.

Pero lo más importante es que es una muestra muy concreta de lo que los santafesinos podemos hacer cuando tenemos una meta, cuando tenemos un proyecto y trabajamos seriamente. Como dijimos que íbamos a tener educación para los más chiquitos en los barrios que más necesitan de la ciudad y hoy tenemos 74 salas. Como dijimos que íbamos a hacer 200 cuadras de pavimento en cuatro años y, en menos de tres, ya las hicimos. Como dijimos que iba a haber agua potable en todas las familias de la ciudad y lo estamos logrando. Como dijimos que íbamos a llevar las obras especialmente a los barrios, y lo estamos haciendo con el gobierno provincial, el plan ABRE. Como dijimos que íbamos a tener una ciudad más preparada para las lluvias y para las inundaciones y, con mucho esfuerzo, y de a poco, lo vamos consiguiendo.

Esa Santa Fe que queremos es posible. Es la Santa Fe del trabajo, del esfuerzo compartido. Es la Santa Fe que se anima a nuevos proyectos y los concreta.

Buenas ventas muchachos para todos. Aquí les hemos traído alguna clientela ya, como para que arranquen. Queremos que les vaya bárbaro, que tengan éxito. Porque el éxito de ustedes es el éxito de toda la ciudad.

¡Muchas gracias!

Videos: Mercado Norte  |  Primer día en el Mercado |