Educación de calidad desde los primeros años de vida

274 Views

Todos sabemos el rol fundamental que el acceso a la educación y el conocimiento tienen desde la primera infancia.

Así lo señalan todos los expertos: es en los primeros años de nuestras vidas cuando aprendemos a relacionarnos con los demás, asimilamos hábitos de salud, normas de comportamiento , adquirimos el lenguaje. Se trata de un aspecto esencial en el desarrollo de las personas y su integración social plena que, si no se contempla, genera un escalón más en la exclusión social.

En Santa Fe nos hemos propuesto, desde el Municipio, asumir esta problemática. Los gobiernos locales podemos hacer un aporte significativo en esta etapa de la vida que no está contemplada por las demás jurisdicciones, preocupadas -como corresponde- en garantizar un servicio de calidad en los niveles obligatorios del sistema educativo desde los 5 años en adelante y más el intento de universalizar las salas de 4 años. Desarrollamos, entonces, un proyecto destinado a la primera infancia, para los sectores sociales más vulnerables que hoy no acceden a este nivel.

En 2012 pusimos en marcha un sistema de educación inicial, que hoy cobija a 1100 niños y niñas que asisten a nuestras 74 salas de 1, 2 y 3 años, en los 12 Jardines Municipales ubicados en los barrios periféricos de la ciudad. La meta es llegar a 2500 niños en 120 salas, que cubrirían la demanda completa de los sectores más humildes de la ciudad.

Para los más pequeños, lo mejor; para los que más necesitan, la mejor calidad. Esa fue nuestra premisa y así lo estamos haciendo. No hicimos guarderías para niños pobres como asistencia social. Construimos jardines de la mejor calidad posible con el eje puesto en la educación. Cuentan con una arquitectura de primer nivel, que ha recibido reconocimientos y premios a nivel nacional e internacional, y que logra articular las demandas educativas con todo el equipamiento necesario para el trabajo en el aula y una invitación a mejorar los barrios más humildes con un espacio público de calidad en el entorno que marque la presencia del Estado.

Convocamos un concurso abierto para la selección de las docentes, siendo las primeras 60 elegidas entre más de 400 inscriptos. Además, acordamos con la Universidad Nacional del Litoral la creación de una carrera que permita a los maestros de nivel inicial hacer un tramo de licenciatura: no sólo queremos que tengan título, les exigimos que sean graduados universitarios y ya está próxima a recibirse la primera cohorte.

Convocamos a empresas que se sumaron como padrinos y hoy aportan pañales, frutas y verduras, material didáctico, juguetes y libros. Este año iniciamos un proceso de evaluación externa del Sistema, para lo cual firmamos un convenio con la Organización Mundial de Educación Pre-escolar (OMEP), porque necesitamos saber cómo vamos y de qué modo podemos mejorar.

Todos estos avances nos han valido distinciones como el Premio del CIPPEC a las Buenas Prácticas de Gobierno o el Primer Premio de la BIAU. Pero sobre todo, nos enorgullecen como santafesinos y nos emocionan, porque vemos ya los resultados de “la magia del aula”: los avances que muestran los pequeños –que crecen estimulados, saludables y con la mejor dedicación por parte del Estado- y también sus familias, especialmente las mujeres, que en ellas recae generalmente su cuidado.