Un plan de conectividad desconectado

22 Views

El gobernador Omar Perotti ha planteado como uno de sus principales objetivos de gobierno -desde su primer mensaje a la legislatura- desarrollar un plan de conectividad.

¿Quién va a discutir la importancia de tener una provincia más conectada? ¿Quién estaría en contra de contar con una mejor infraestructura de telecomunicaciones en Santa Fe?

Nadie. Pero si entendemos por “+ conectada” una verdadera apropiación de las TICs por las personas, en todo el territorio provincial, y con ello mejorar la educación, promover el progreso económico, garantizar la salud, mejorar la seguridad -entre otros beneficios- y hacerlo en el marco de restricciones presupuestarias y financieras, entonces el asunto es más complejo.

No se trata solamente de tender fibra óptica y comprar equipamiento electrónico.

Se trata esencialmente de reunir esfuerzos públicos y privados, de personas y de organizaciones, de PyMES y de grandes empresas, de municipios, Provincia y Nación. En definitiva se trata de la articulación de una multiplicidad de actores para, colaborativamente, desplegar una infraestructura adecuada, moderna y capacitar a santafesinas y santafesinos para su aprovechamiento.

No se debe desaprovechar -ni superponer esfuerzos con- la inversión privada de los cableoperadores y cooperativas de servicios que hace décadas vienen desarrollando una red y prestando servicios de manera capilar en más de 200 localidades de la provincia. La Asociación Santafesina de Televisión por Cable que reúne a estas empresas locales con un fuerte espíritu emprendedor, afirma que cuentan con más de 2000 km de conexión entre fibra óptica subterránea, aérea y enlaces inalámbricos punto a punto, además de continuar la expansión de redes con obras nuevas que se están desarrollando en este momento.

Pero eso es sólo una parte de los esfuerzos privados. Es muy relevante también la interconexión que brindan las 3 compañías nacionales de telefonía móvil, que son a su vez operadores mayoristas y minoristas de transmisión de datos. Despliegan unas 1700 antenas que dan servicio 4G a más de 300 localidades, tienen algo más de 5000 km de fibra tendidos llegando a más de 100 localidades con banda ancha, que se articulan con la red de cableoperadores ya mencionada.

Solo dato revelador de la superposición: según los prestadores privados más del 90% de la traza de “Santa Fe + conectada” coincide con algún tramo de fibra óptica ya existente.

Tampoco debe desaprovecharse la Red Federal de Fibra Óptica extendida por ARSAT, que en la provincia de Santa Fe ya tiene más de 1200 kilómetros operativos, con buena parte de su capacidad aún ociosa. Asimismo, el ENACOM cuenta con líneas de subsidio muy vigorosas para tendido de redes en localidades de menos de 30000 habitantes, instituciones públicas, parques industriales, barrios populares, entre otros programas financiados por un fondo de afectación creado por la Ley de Argentina Digital que siempre cuenta con recursos.

Incluso dentro del propio estado provincial debe gestionarse esa interacción. Las áreas que deberían beneficiarse con la nueva infraestructura deberían también fijar prioridades ¿Se tuvo en cuenta el futuro crecimiento del sistema de cámaras y otros dispositivos para la seguridad sobre todo en los barrios de Santa Fe y Rosario? ¿Se priorizaron los puntos educativos, sobre todo las escuelas técnicas y agrotécnicas que están dispersas en todo el territorio? ¿Se ha involucrado la EPE, que se viene negando a brindar su infraestructura de postes a los privados cuando en el mundo se promueve su utilización para las telecomunicaciones que no tienen ninguna contraindicación técnica?

Falta mucho por hacer en términos de diálogo y coordinación con estas capacidades que la provincia tiene repartidas en diferentes actores. Poco de esa interacción necesaria se ha concretado. Es más: ni siquiera las instancias creadas por el propio gobierno, como el Consejo de Telecomunicaciones, han sido convocadas una sola vez.

Y se han realizado advertencias que fueron desoídas: en ocasión del debate en la legislatura de la autorización para tomar el crédito de 100 millones de u$s de CAF, la oposición propuso evitar la superposición en la “última milla” con los prestadores de servicio de internet locales incorporándolo expresamente en el texto legal. Además de posible competencia desleal, la falta de estos acuerdos genera incertidumbre y desalienta inversiones hacia el futuro en una industria altamente necesitada de inversión. La propuesta fue rechazada por el Ejecutivo.

Nunca es tarde para construir puentes. Siempre es mejor el diálogo. Se trata de políticas que deben ser de Estado y superar la contingencia de una corta gestión de gobierno. Ojalá el gobernador haga una amplia convocatoria para tirar todos del carro para el mismo lado. Estamos aún a tiempo, y lo que está en juego es nada menos que el futuro de nuestra provincia.

Porque una mejor conectividad en toda la bota provincial significa la posibilidad de que cada joven de Santa Fe, desde su pueblo o ciudad, se incorpore a la revolución del conocimiento, desarrollándose en su lugar sin desarraigo. Significa una educación moderna y de calidad, implica apertura de mercados y vinculación al mundo para nuestras pyme. En definitiva más y mejores oportunidades para nuestra gente.