El rol del Estado Local bajo la perspectiva del Progresismo

272 Views

Comparto algunas ideas que expuse en la Mesa de Encuentro del Frente Progresista de la ciudad de Santa Fe (Unión Cívica Radical, Partido Socialista, Coalición Cívica, Partido Demócrata Progresista, SI y Pares), realizado en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales, de la Universidad Nacional del Litoral (8 de septiembre de 2012).

Felicitaciones a la mesa del Frente Progresista por este encuentro que nos permite estar juntos; eso es en sí mismo bueno ya que todos tenemos actividades cotidianas en diferentes espacios de la gestión, de la militancia, pero es bueno que periódicamente nos reunamos.

Además esto nos permite reflexionar sobre algunas cosas, parar un poco la pelota y pensar, intercambiar ideas; eso también es parte de la práctica política y de la militancia como la entendemos.

Me pareció muy motivante la idea de la reunión, esto de pensar el rol del Estado local desde el Progresismo, ¿qué es ser Progresista? Y estoy seguro que todos acordaríamos, que se aplica a un conjunto de valores, el primero de ellos por supuesto la libertad, y también la igualdad. Es decir, mirar y estar más cerca y ayudar a los más débiles para que haya ese mínimo de bienestar que todos los seres humanos, las mujeres y los hombres, necesitamos.

Pero estoy seguro que acordaríamos ir por un poco más, no ir por todo; habría que recordar que cuando uno quiere ir por todo es mucho. Siempre es bueno que lo tengan presente. Pero sí ir por un poco más que ese mínimo de bienestar que todos los seres humanos necesitamos y tratar de lograr que cada uno pueda desplegar todas las potencialidades. Como dice un filósofo que recomiendo leer, Mangabeira (Roberto Mangabeira Unger), que es un brasilero que ha pensado estos temas, no contentarse con estándares modestos de bienestar sino apostar a que todos los seres humanos podamos desplegar la totalidad de las potencialidades que tenemos, las posibilidades de autoconstrucción y de cada uno definir un proyecto de vida. Yo sé que esto es muy ambicioso, ojala pudiéramos lograr lo primero, ese piso de igualdad que es posible. Pero creo que ser Progresista es apostar a que todos tengamos la posibilidad de desarrollarnos plenamente.

Y acordaríamos también, estoy seguro, que no es sólo una adhesión a un grupo de valores sino una práctica, un hacer, una capacidad de transformación, creo que todos creemos que la política es eso, es una herramienta para la transformación de las sociedades, para mejorar la calidad de vida del pueblo. Si la gestión es una de estas maneras de hacer, que además es una gran posibilidad que tenemos quienes estamos en el Frente Progresista, en esta ciudad y en esta provincia.

Respecto a qué es ser Progresista en los gobiernos locales, la primera respuesta que me viene a la mente es que los Progresistas en los gobiernos locales nos hacemos cargo de una agenda muy extensa de problemas de la ciudadanía. Ustedes saben que los gobiernos locales tradicionalmente se ocupaban del alumbrado, el barrido, la limpieza, la organización de los problemas cotidianos, de la red vial pero bueno, los Progresistas nos hacemos cargo de más que esto porque no le corremos el cuerpo a la salud, a la educación, a la cultura, al medio ambiente, al hábitat, a la vivienda, a los derechos ciudadanos, incluso a problemas complejos que los gobiernos locales suelen no disponer de muchas herramientas como la seguridad, incluso las estrategias de desarrollo económico y de generar un modelo de desarrollo, el empleo, las inversiones, la cooperación internacional. Hemos decidido, aunque uno no cuente con todos los recursos, que ser Progresista es hacerse cargo de todos los problemas, aun cuando las prestaciones en el ámbito de la salud, educación y seguridad, por ejemplo corresponden a la Provincia y a la Nación; aun cuando la seguridad tenga que ver con agencias de seguridad como las policías que son provinciales; o que en el desarrollo económico tengan que ver las políticas macroeconómicas nacionales, nadie conoce mejor el territorio y puede ordenar y priorizar los recursos aún de otras jurisdicciones en el propio territorio que el gobierno local. Estamos convencidos de que tenemos que hacernos cargo y lo hacemos en esta agenda más completa que es, diría, la totalidad de los problemas de los ciudadanos frente a los cuales nunca ponemos excusas ni decimos este problema es de otro, habrá que ver cuando Nación mande la plata o echarle la culpa a algún otro nivel del Estado.

Uno podría preguntarse también cómo se hace esto, cuál es la característica, cuál es el estilo de los gobiernos Progresistas. Seguramente tendrá una respuesta mucho más larga que la que voy a esbozar acá, pero hay algunas condiciones que me parece que tienen que estar muy presentes:
Un gobierno Progresista es un gobierno cercano. ¿Qué quiere decir cercano? Que tenga instituciones y mecanismos institucionales que nos acerquen a la gente lo más posible. Por eso las estrategias de descentralización, por eso todas las maneras de atención al ciudadano, el 0800, por eso las innumerables cantidades de estrategias que desplegamos en Santa Fe pero que tomamos de la experiencia de otras ciudades también. Y respecto de instituciones que favorezcan esta cercanía, que el ciudadano sepa que el gobierno está al alcance de la mano.

Pero, además de las instituciones, es una actitud militante; comprender que las políticas públicas terminan en hombres y mujeres de carne y hueso que tienen necesidades, que necesitan de la acción del gobierno. Y esa es la actitud que tenemos que tener todos, desde el intendente, desde el gobernador, hasta el último de los militantes y quienes tienen alguna responsabilidad. Que esto también se traduce en hacer cosas muy prácticas como estar en la calle, conversar con los vecinos, abrir todos los canales, que incluso ahora la tecnología nos da. Tiene que ser una actitud permanente.

La otra característica que me parece que hay que instalar en un gobierno Progresista es que sea participativo en el completo sentido de la palabra; hemos sabido inventar herramientas como los presupuestos participativos y los foros de debate que se hacen en el Concejo para pensar la ciudad. Estamos innovando en Santa Fe con los Programas Urbanos Integrales, que consisten en intervenir en algunas zonas de la ciudad que necesitan una atención integral y hemos generado unas instancias que llamamos Encuentros Ciudadanos, que no es más que los funcionarios y los vecinos con una agenda de proyectos para ese territorio. La verdad, nos han dado lecciones muy interesantes y efectivamente se han transformado en lugares de toma de decisiones de los vecinos.

Además, hay instancias participativas más pequeñas, más micro, que también tenemos la obligación de brindar, que son esas reuniones con vecinos, con diez o quince, por proyectos concretos. Una obra de contribución de mejoras que a lo mejor son 80 familias, o 100 o 200; no hay nada que pueda remplazar ese momento de la discusión mano a mano con los vecinos que son quienes más conocen sus problemas y, además, cuando uno los involucra en las decisiones finalmente están dispuestos a hacer su aporte. Un gobierno Progresista es un gobierno que dialoga, que está dispuesto honestamente al diálogo franco con las instituciones, con los otros sectores políticos. Doy testimonio de la acción de nuestros concejales que, a pesar de que el Frente Progresista tiene mayoría, los temas no se resuelven en las reuniones del interbloque sino en el Concejo porque estamos dispuestos a escuchar. Se han aprobado iniciativas significativas de los concejales de la oposición y hay un ejercicio que es muy sano y que hay que mantener.

Además, en ámbitos como el Consejo Económico Social que está funcionando en la ciudad y que, frente a discusiones incluso complejas que se dan, y que tienen que ver con intereses, los propios actores reclaman que se reúna porque dicen que es un ámbito en que sienten que dialogan, que construyen; y lo digo, además, en contraste con lo que ocurre a nivel nacional. Y también hay un estilo de gobierno que dialoga, que se somete a la prensa, que está dispuesto al requerimiento periodístico, a que por cualquier canal que tenga que comunicarse con la sociedad también está dispuesto y no a un monólogo sino a un diálogo, que significa no sólo decir lo que creemos sino también escuchar.

Un gobierno Progresista es un gobierno innovador; que no se queda con los mecanismos tradicionales sino que está todo el tiempo creando y tratando de innovar. Innovar en una nueva institucionalidad, en experiencias como los Programas Urbanos Integrales o esta idea que estamos trabajando con la Bolsa y con los actores del Santa Fe Como Vamos, que consiste en nada más y nada menos que ponernos de acuerdo en 10 temas y 50 indicadores que nos permitan ver cómo van las políticas, si mejoramos o no en cada uno de los temas que tenemos entre manos.

Pero también buscando soluciones nuevas a problemas que conocemos desde el punto de vista técnico, organizativo. Un gobierno progresista es un gobierno cuyos funcionarios están permanentemente imaginando y creando cosas nuevas.

Finalmente, es un gobierno que planifica, que no lo sorprenden los problemas sino que tiene un plan estratégico, un plan de desarrollo. Por eso Santa Fe, en el marco del Plan Estratégico Provincial, tiene su propio plan de desarrollo que es:
Una ciudad pujante, productiva y con empleo, no casualmente lo hemos puesto como primer tema porque tiene que ver con el trabajo, con el empleo que, finalmente, es la solución a muchos de los otros problemas que tenemos.

Una ciudad con obras y servicios en todos los barrios: a pesar de las dificultades que ustedes habrán visto en cada rincón de la ciudad en algún sentido, más grande o más pequeña, estamos en obra.

Una ciudad preparada y con futuro. Preparada refiere a los riesgos que Santa Fe tiene, que son parte de nuestra historia reciente y nos obligan a tenerlo como un eje estratégico. Y hasta hemos sido premiados por lo hecho en estos pocos años, con este premio de Naciones Unidas y la posibilidad de ser un ejemplo en la Argentina de estrategias en reducción de riesgo.

Una ciudad que educa; la educación es una de las herramientas principales de desarrollo social. Una ciudad viva y cordial. Una ciudad verde, cuidadosa de su ambiente y sus espacios públicos. Una ciudad saludable, una ciudad con oportunidades para todos. Una ciudad ordenada, segura, que cumple con las normas, que sabe convivir. Y, finalmente, que funciona. Con un gobierno moderno, transparente y participativo.

Estas son las líneas en las que estamos trabajando todos los días, hacia allá vamos. No va a ser fácil, vamos a tener muchos obstáculos en el camino. No nos ha tocado el mejor momento; tenemos un contexto difícil, pero las ciudades que definen hacia dónde van, más temprano o más tarde caminan hacia allí. Pero para hacerlo hay tener una herramienta política que le dé sustento, que le dé fuerza, que le dé fortaleza, que permita lograr los consensos, que permita pasar los momentos difíciles y la herramienta es el Frente Progresista y yo quiero decirlo con todas las letras: el objetivo estratégico principal que tenemos políticamente los que estamos acá es consolidar el Frente Progresista. Por supuesto que el Frente necesita de partidos también fuertes; cada uno está en la tarea de fortalecer su partido, pero lo más importante es fortalecer el Frente Progresista, dotándolo de una identidad cada vez más firme, más fuerte, más sólida, que todos nos reconozcamos en ese lugar.

Nuevamente, para terminar, quiero felicitar a la mesa del Frente que nos permite estos espacios que nos hacen bien para tener un Frente Progresista fuerte, que sea la garantía de este proyecto que está en marcha. Y si lo logramos es además un ejemplo para el país porque también necesita de alternativas Progresistas que logren transformar la realidad, en el marco de la institucionalidad y Santa Fe, qué duda cabe, va a ser un ejemplo para que el resto de la nación comience a construir una alternativa. Muchas gracias.